La vida genera desechos

Publicada en Publicada en Bitácora, MultitudInvisible

La vida genera desechos

Así, de este modo, comenzó Yolanda, especialista en Gestión Medio Ambiental la magnífica charla que nos regaló con gran generosidad y entusiasmo a los participantes del taller de videojuegos que está teniendo lugar en el Centro Cultural de España en Nicaragua.

Casi a continuación asentó su presentación sobre tres ejes, las tres “R” en torno a las que pivota el trabajo de los medioambientalistas en este campo: “Reusar, Reciclar, Reducir”

Los videojuegos son contenedores de narrativas de los que emanan discursos e ideas que fluyen entre las manos de las personas que los manejan. Discursos con los que interactúa intensamente cada jugadora y exigen por lo tanto en su desarrollo que sean comprendidos y entendidos por sus creadores.

En este sentido, una de las tareas fundamentales en el proceso de diseño de un videojuego es hablar con personas expertas en el tema que aborda. De este modo podemos comprenderlo y contextualizarlo mejor y con más profundidad, conociendo asimismo particularidades que serán de gran estímulo para el desarrollo conceptual de la historia.

¿Por qué no pensar en una pistola desintegradora de basura? preguntaba Yolanda a propósito de una de las ideas salida del brainstorming que tuvo lugar el día anterior en el taller. El discurso y análisis científico presentado por Yolanda, que no solo transmitía pasión por el tema y cercanía al mismo, sino también la necesidad de una cultura ciudadana, la investigación constante y el trabajo de mentes creativas nos permitió terminar el día de ayer trazando historias, esbozando personajes y delimitando ideas concretas que transmitir en el videojuego que nos ocupa.

En la actualidad todos los discursos – los científicos, los artísticos, los narrativos – están relacionados, así nos permitió verlo en el caso concreto de la basura, los desechos y La Chureca, Yolanda en Managua. Queremos por eso terminar este post agradeciéndole su presencia y lo mucho que nos regaló ayer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*