“Si el éxito o el fracaso de este planeta dependiera de cómo soy y de lo que hago, ¿cómo sería?, ¿qué haría?” Richard Buckminster Fuller

Publicada en Publicada en Apuntes

“De hoy en adelante la vida ha terminado, ahora comienza la supervivencia”

Esta frase del discurso que en 1854 el Jefe Seattle, líder de la tribu de los Suquamish, ofreció como respuesta al Gobernador Stevens, con quien negoció la cesión de tierras indias que pasarían a formar parte del Estado de Washington, parte de un punto de inflexión: la destrucción de un equilibrio armónico logrado entre el hombre, el grupo y la naturaleza.

A continuación propongo una serie de imágenes que constituyen ejemplos de dicho desmoronamiento así como prácticas culturales que pueden funcionar como microacciones de reactivación ecosófica (según el concepto que Félix Guattari desarrolla en Las tres ecologías, 1990) y que reflexionan sobre el otro, el viaje, la utopía, el entorno o cómo restablecer modelos de convivencia.

Este desmembramiento del equilibrio se ha llevado a cabo apoyado en un racismo científico imperante y en un conservadurismo social que marcaron la Europa decimonónica, y como si de un virus se tratara se fue extendiendo por diversas geografías sociales y personales, provocando paradójicos distanciamientos hacia la alteridad: Victor de Aveyron (L´enfant sauvage, François Truffaut), muy distante de la idea rousseauniana del “buen salvaje”, fue sometido tras su captura a un proceso de reculturización y de sociabilidad, sin un cuestionamiento previo de sus modelos relacionales. Sarah Baartman, la Venus de los Hotentotes Venus Callipyge como la inmortalizó Georges Brassens, fue presa de esclavistas holandeses, presa de las risas del público en los circos donde era exhibida y posteriormente presa de los científicos que la estudiaron hasta ser disecada. Su cuerpo continuó estando preso dentro de una mampara del Musée de l´Homme de Paris hasta 1974. Joseph Merrick (The elephant man, David Lynch) sufrió las mismas reprimendas éticas y procesos reeducativos que Víctor y el mismo desprecio y escarnio social que Sarah, pero en este caso la alteridad era cercana, familiar, la deformidad como nuevo estrato existencial.

Desde el punto de vista cultural siempre ha existido un fuerte compromiso en derrocar las bases de las obsoletas cartografías de pensamiento. Y Matisse consiguió restablecer el equilibrio armónico de la cultura primigenia con la Joie de vivre, “el verdadero inicio de mi carrera artística”. Es un viaje regresático a la Arcadia que supone la creación de un territorio existencial natural y previo, un renovado origen para la cultura de su momento.

Pero aparte de los viajes culturales, los viajes reales abrieron un nuevo diálogo de entendimiento con el otro. Como en La Isla de Kim Ki-duk, la Polinesia de Paul Gauguin es una puerta bajo el cartel de huida. Los parajes son una ilusión y pueden propiciar una serie de encuentros afortunados, pero no deja de ser una realidad en función de otra previa, no puede llegar a existir de forma autónoma.

Definitivamente el camino no fue la huida, sino la búsqueda. El viaje de Antonin Artaud con los rarámuri es uno de los más claros ejemplos de rearticulación armónica. Su acercamiento permisivo y mimético a los tarahumaras le capacitó para crear nuevas geografías relacionales y acceder a la esencia del viaje: la hiperconciencia del entorno y de la propia existencia en función del grupo.

Werner Herzog nos dejó dos películas que se replantean la reactivación ecosófica, la rearticulación de los tres registros fundamentales de la ecología: la búsqueda de los paraísos de Carlos Fermín Fitzcarraldo y de Lope de Aguirre sirven de telón de fondo para generar una serie de modelos relacionales entre director-demiurgo, actores-personajes y entorno.

Pero quizá la última dosis de cultura visual extrapolable a la globalidad del problema sea la isla de Lost: envuelta en reflexiones ontológicas y procesos relacionales en continua transformación, se nos aparece la nueva Arcadia, el vergel vital y el más claro ejemplo de la posmoderna reconstrucción de las relaciones hombre-sociedad-naturaleza.

________________________

Texto realizado para el Museo de Arte Moderno de Ciudad de México en el marco de la exposición Asteroide B-612, diseño regenerativo y balances ambientales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*